Romero Marca Doblete y América gana de local
Abucheado otras noches por su propia parcialidad, sin encontrarse con el gol y hasta con un penalti fallado, el torneo no había sido fácil hasta anoche para Silvio Romero, quien finalmente desahogó toda esa carga con dos anotaciones y par de gritos que liberan la presión acumulada y que, de paso, se tradujeron en tres puntos que mantuvieron a las Águilas del América en el subliderato general, al volar 2-0 frente a Veracruz.

Los Tiburones propusieron poco en el Azteca. Tuvo una en los pies del “Keko” Villalva que Marchesín resolvió adecuadamente. Eso fue todo por parte de la visita, que volvió a mostrar una cara gris durante 90 minutos.

Las Águilas hicieron valer la localía y mostraron que la pausa por la Fecha FIFA no les afectó en lo mínimo. Esperan recuperar todavía algunas piezas y ya tienen en la mente el viaje a la frontera de la semana entrante.

Si hubiera que resumir en una palabra la manera en la que América saltó a la cancha, a diferencia de Veracruz, el término adecuado es decisión, ya que desde que rodó la pelota, los locales se volvieron dueños de las acciones y comenzaron a encimar a los escualos hasta llevarlos a su propio campo.

El ingreso de Diego Lainez como titular propició que Quintero tuviera un socio en media cancha con la misma ligereza y habilidad para moverse entre líneas y asociarse con sus delanteros, lo cual quedó reflejado en el amanecer del juego, cuando Silvio Romero fue habilitado en los linderos del área, rompió la línea defensiva para plantarse ante Melitón, pero antes, un recorte para eludir a un rival y entonces sí, definir frente al achique del portero y perforar la red. El grito de gol del “Chino” fue también de desahogo, ya que el certamen no le ha sido sencillo, pero esta vez logró justificar su presencia en el once.

La pronta anotación llenó de confianza a los de Miguel Herrera. Los ataques fueron insistentes y cuando se cantaba el segundo de la noche, el silbante avaló la posición adelantada señalada por su asistente, con lo que se perdió el festejo del tanto en la tribuna.

Las Águilas no cesaron en la intensidad. Darwin era el encargado de mover los hilos de su escuadra y repartir el juego con pases a espaldas de los zagueros, que más de una vez encontraron destinatario. nota redactada por el sol de Puebla.

0 comments:

Post a Comment

 
Top